domingo, 27 de febrero de 2011

no sé lo que estoy construyendo.

Por otro lado decir que...mi cabeza va a estallar en mil pedazos, y el sol reflejará en cada pedazo, formando así un arcoiris sin sentido.
Buscarle el sentido ahora sería como intentar creer en algo, y es demasiado tarde, tengo las ideas ardiendo. Es preocupante quizás, pero estoy organizando la semana con la comida, en vez de organizarme para los exámenes. Así es mi vida, en paralelo aparento ser una persona normal, y en el otro lado, donde nadie alcanza a ver ni quiere hacerlo , soy un elemento de algún mundo creado por mi, uno de los tantos mundos que he vomitado desde mi estómago. Allí, en el otro lado, tan lejos de los demás, en el otro extremo del que sólo yo formo parte, es un lado muy salvaje y recién nacido...o a lo mejor siempre existió, pero me olvido de que habito allí cada cierta vez, y cuando lo recuerdo, es como si volviese a empezar otra vez a explorarlo. Sólo son palabras, pero todo tiene una explicación...lo que pasa es que cada vez que la encuentro...vomito otros mundos más interesantes y menos tolerantes con la coherencia. Es curioso, nadie, absolutamente nadie ha podido llegar hasta ahí. Mi novio lo intenta cada día, pero yo soy más rápida.A veces intento aclarar mis ideas, mis mundos, intento ordenarlos, qué grave error. Yo no soy Bach, no soy tan inteligente de desenredar mis pensamientos y ordenarlos por intensidad, según mi misantropía, y según la cantidad que quemen en la piel. A veces intento recordar por qué soy así, qué es lo que busco...y me siento Bach, pero no puedo resolver. No sé resolver momentos que se tejen. Toda mi vida es un plagio de algo, pero no sé el qué. Es un vómito de alguien, un objeto mal tallado, que siempre dará error y jamás encajarán las piezas, nunca podrá pasar eso, es así de sencillo e imparable.
 No sé qué es lo que estoy buscando, no sé qué es lo que estoy construyendo, ahora trabajo duro para algo que ni siquiera sé de qué va, no sé qué estoy haciendo. Sólo vivir, me imagino. Pero...no tengo respuestas de nadas, de repente estoy más loca que nunca, de repente nadie puede alcanzarme, de repente quiero vivir lejos de mi, de repente no sé mirar hacia ningún lado.
 De repente...vivo lejos de mi...siempre he mantenido las distancias conmigo misma, por seguridad. Quizás esté haciendo mal, pero es la única manera de salvarme...de momento.

No hay comentarios:

Archivo del blog