lunes, 25 de abril de 2011

Para todo lo demás...una vuelta y media.

Siempre pensé que cuando siento que mi vida tiene algo extraño y que no me gusta le doy una vuelta y media. Ahora mismo pienso que hay cosas que no me gustan.No lo sé, son pequeños detalles que se suman. Y no sé, quiero ejercitar mi cerebro, últimamente siento que no quiero pensar, que no tengo ganas de hacerlo...no es que me preocupe mucho, pero no paro soñar con ello, es muy molesto la verdad. Pues eso, cuando algo de tu vida no te gusta, dale una vuelta y media. Cambia las cosas para el otro lado y un poco más allá. Sé que no ha quedado muy claro que es lo que no me gusta, pero es que ni yo lo tengo claro. Cada vez pienso más en ello, y necesito cambiar, o seguir igual, pero necesito saberlo.Pienso que quizás, es el encontrarme a mí misma y no dejarme tanto de lado, a veces quiero ocultarme del mundo como si éste fuese a hacerme mucho daño con su monstruosidad, dejo de ser yo para mostrarle al mundo un papel que ya tengo estudiado y memorizado. Es lo típico de una adolescente dolida, pero yo ya no soy más una adolescente. No debería. Con 19 años debería ser otra cosa, no lo que soy. Eso me inquieta...bueno, al menos llegué a la conclusión de que necesito hacer algún tipo de metamorfosis, o no...dejar igual las cosas podría ser otra opción. Pero no, no estoy decidida a nada. Sólo quiero dejar de ver el mundo como si de un escenario se tratase, como si mi casa y mi piso fuesen las bambalinas y el vestuario, y los peatones el público. Es un pensamiento de idiotas, el mundo es como es, y hay que comérselo (o atragantarse) como venga, no preparar papeles inútiles ni perder el tiempo ensayando para algo que no me alimenta, me desnutre el cerebro y aumenta mi odio. Tan solo ser uno mismo...tan sencillo pero tan difícil, depende de quién seas...y de cómo lo veas.



Un fuerte abrazo princesas! <3

No hay comentarios:

Archivo del blog